Close
Skip Navigation LinksPlan complementario > Novedades > De Interés

Adelantar la sexualidad puede retrasar los planes

13
mar
2014
(6) Me gusta
La sexualidad es un aspecto de la vida de todos los seres humanos.

La sexualidad es un aspecto de la vida de todos los seres humanos y está relacionada con la capacidad de sentir placer, nace con nosotros y se muere con nosotros e involucra aspectos físicos, sentimentales y emocionales. Esto quiere decir, que la sexualidad está relacionada con 
nuestra forma de ser, de pensar, de sentir, de actuar y de relacionarnos con otras personas y con nosotros mismos. 

 
La salud sexual y reproductiva debe entenderse como el bienestar físico, mental y social que favorece que el adolescente comprenda y tenga un ejercicio de su sexualidad libre, satisfactorio, responsable y sano, con la adecuada prevención del embarazo adolescente no planificado.​

 
Por lo tanto la salud sexual debe estar encaminada en: 

 
  • Llevar una vida sexual satisfactoria y sin riesgos. 
  • La posibilidad de ejercer el derecho a procrear o no. 
  • La libertad para decidir el número y espaciamiento de los hijos. 
  • El derecho a obtener información que posibilite la toma de decisiones libres e informadas sin sufrir discriminación, coerción o violencia. 
  • El acceso y la posibilidad de elección de métodos de regulación de la fecundidad seguros, eficaces y aceptables. 
  • La eliminación de la violencia doméstica y sexual que afecta la integridad y la salud. 
  • El derecho a recibir servicios adecuados de atención a la salud que permitan embarazos y partos sin riesgos. 
  • El acceso a servicios y programas de calidad para la promoción, detección, prevención y atención de todos los eventos relacionados con la sexualidad y la reproducción, independientemente del sexo, edad, etnia, clase u orientación sexual y teniendo en cuenta sus necesidades específicas de acuerdo con su ciclo vital. 
  • Las acciones de autocuidado centradas en la doble protección, referente a la prevención de infecciones de transmisión sexual y de embarazos no planificados.​
  • La demanda de métodos anticonceptivos adecuados a sus condiciones.​
  • El desarrollo de capacidades de negociación con su pareja sobre el método anticonceptivo y de protección que se elige en un momento dado. 
  • Que los adolescentes tomen decisiones asertivas sobre el inicio, frecuencia de sus relaciones sexuales, prácticas sexuales seguras y placenteras, y el tiempo para la concepción. 
  • Que asuman que la sexualidad y la reproducción y la forma en que éstas se viven están determinadas por condicionamientos culturales y sociales que es posible construir en el marco del proyecto de vida que cada quien elige para sí.
  • Que se cuestionen los modelos sociales y culturales que posicionan el embarazo precoz como una forma de ganar estatus o reconocimiento social o afectivo. 
  • Que rechacen la violencia sexual y doméstica (física y psicológica) como modelo de relación afectiva o de resolución de conflictos . 
  • La promoción de actitudes y prácticas responsables y seguras respecto a su salud sexual y reproductiva. 
  • La disminución en la incidencia de embarazos no planeados, abortos inducidos e ​infecciones de transmisión sexual. 

 

Comparte este contenido 
​​​​​

​​

Ingrese sus comentarios
1 Comentarios
MAURICIO TOPAGA
Excelente artículo.

 Noticias Relacionadas